martes, julio 04, 2006

BREVE RETORNO


Despiertas, (cualquier día la fecha es banal), y descubres asombrado que no eres un insecto kafkiano, que nada altera tu existencia, que eres el mismo de siempre y esa es la derrota. Puedes entonces imaginar que la vida se ha ido dilatando suavemente y piensas en los días agitados del fin de siglo y las guitarras que te anunciaban un futuro depredado por tu magia. Eras entonces un niño-adolescente que necesitaba golpear los tarros monofónicos y con tus amigos de colegio fundaste una banda. Qué buen nombre, ahora lo recuerdas: “Traficantes de Sueños”, una banda para gritarle al mundo que tú existías, que eras energía concentrada, acorde, golpe, riff…Y recuerdas el estribillo de esa canción, la que empezó a sonar en tu aula de clase y después fue al patio y más tarde hizo gritar las chicas en el único concierto de tu vida, con una asistencia de no más de treinta personas. El estribillo vuelve traído por la ventisca del recuerdo:

«Mi nombre es América tengo miedo
de perderme entre la soledad y la miseria,
Yo vago en calles de cemento
Y me avergüenza pensar que soy un harapiento»

Esa canción tenía futuro, se metía en las venas, los ritmos recordaban algo, y ese el triunfo de la música. Pero luego llegó la realidad y tus sueños se incendiaron y al poco tiempo sólo un montón de cenizas adornaba tu pasado. Hoy despiertas y miras el almanaque, sabes que el tiempo te derrotó, piensas en tu esposa, en tus hijos, en la oficina, en tus deudas. Sabes que el camino es más angosto e imposible de abandonar. Sólo ese estribillo te reconforta y tal vez lo único posible de recuperar sea esa historia, aunque para ello recurras a la narración en tercera persona….

30 comentarios:

cieloazzul dijo...

Los recuerdos que nos reviven...
las historias que nos han dado vida y nos antojan de nuevos ideales...
el presente matizado de frivolidades urbanas... y nosotros... tan llenos del pasado y de los estribillos de vida...
Gracias Carlos, por las letras q me regalaste en mi sitio.. gracias de corazón!
besos!!!!

Rebel dijo...

Interesante blog..
gracias por la visita.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Cielo azul: esos estribillos de vida que acertadamente bautizas, son el alimento de un blog devánico como este. gracias

Rebel: bienvenida y espero volver a leerte

Badanita dijo...

Carlitos:
La adolescencia ... pufffff! Etapa llena de alegria y de tantisimo dolor!
No dejes afuera al adolescente que hay en vos, Carlos.
Demosle un lugarcito al adolescente utòpico, rebelde, soñador ...
Tal vez revivirlo nos permita ser màs felices.

Besitos!

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Badanita, ¿Cómo pretendes que conteste a esa invitación? genial, al menos esta semana volveré a se un adolescente, espero que mis post lo reflejen
Besos a toneladas

Cicindela Zida'ya dijo...

vendita adolesencia...la epoca mas tranquila de mi vida

CARLOS A. GAMBOA dijo...

CICINDELA, que bueno que recuerdes tu adolescencia con placer y tranquilidad...aunque esa para mi es una extraña forma de ser adolscente
Bienvenidad

invisible_soledad dijo...

Me gustó tu post. Al final vuelves al inicio...

Puede ser el estribillo de una canción, un dibujo, un recuerdo..... siempre necesitamos de algo que nos recuerde que estamos vivos....

Me gustó también la forma en que escribes......

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Invisible soledad, bienvenida y gracias por tu generosidad al comentar. recordar es vivir, dice el cliché, y ahora recuerdo que casi siempre mi soeldad es muy visible
saludos por toneladas

Bettina Perroni dijo...

Ese estribillo igual me ha hecho mirar atrás, girar continuar caminando y ver que no todo está perdido... aún hay fuerzas para alcanzar aquello prometedor que se ve mas adelante... ¿Que significa eso?, quizás que aún estoy en el punto medio...Que sensibilidad!
Escribes muy bonito :)

Sangre Ácida dijo...

Recuerdo que a los 18 años teníamos una banda de rock (yo era la vocalista)con mis compañeras de liceo. Teníamos sueños y éramos las dueñas del mundo... qué sensación tan inconmensurable y a la vez tan inefable.

Ahora mira a esa joven de 18 y no la encuentro... mi piel, mi cabello, mis ojos... mi mirada y por tanto mi alma (otrora inquieta) ya no son los mismos.
Desearía ser Gregorio Samsa o Harry Haller y tener un cambio radical en mi vida para tener la oportunidad de cambiarla: construir algo nuevo y hermoso, o sencillamente mandar todo al carajo. Total para los efectos de lo radical, ambas opciones valen.

Saludos desde mi antro virtual...

Lilith Ireul dijo...

"Traficantes de sueños" es como una frase de una de las canciones del disco "Gaia II" de Mägo de Oz.. Las canciones y el tema de tus post son totalemente distintos, pero me dejó pensando.. "Traficantes de sueños"... no sé, creo que aún tengo que pulir la idea para contártela, pero, no sé porque, me anda dando vuelta un orfanato en la cabeza.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Bettina: Que esperanzador tu comentario, mirar hacia atrás y retomar fuerzas, una buena elección..

Sangre ácida: tu comentario es superior a mi post, me alegra haberte encontrado en el mundo blog

Lilith: poco he escuchado Mago, pero me agrada coincidir con ellos, la agrupación "traficantes de sueños" existió (o al menos eso creo ahora) y espero que la idea que te ronda salga a flote.

Saludos a las tres y gracias por engrandecer estos devaneos..

Bito dijo...

A veces uno se pregunta en que momento dejó dejó de querer conquistar el mundo, y se dejó conquistar.

Un post cojonudo, espero recordar tu dirección.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

ok Bito, bienvenido y buena observación, dejarse conquistar es la forma predilecta de la auto-derrota..
OK

ANTROPOLOGO SOCIAL dijo...

Buen post me trajo rasgo nostalgicos de mi juventud, la música siempre llega desde el pasado

Pryncesazul dijo...

como me gustaria escuchar esa cancion, nos leemos, bye

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Antropologo: me agrada, que le agrade lo que a mi me agrada.

prycesazul: me gustaría tomar de nuevo mi guitarra, encender una cigarrillo y cantar esa canción a todo pulmón, y que tú escucharas
Saludos

JUAN dijo...

Carlos. a proposito de nuestra ultima conversacion y de este post, se me viene a la mente una cancion de La union:

" Paseando el otro dia en la mañana, me encontre a un amigo de la niñez, hablaba con nostalgia de la infancia, que dura se ha vuelto la vida despues.

Quien te ha visto amigo y quien te ve, como te va en la vida a mi me ha ido bien, tan lejano el paraiso aquel, no estoy acostumbrado a vivir al este del eden"

CARLOS A. GAMBOA dijo...

aggg, Don Cigarro, linda herida ha usted revivido, me siento como un "Lobo-Hombre en París", tarareando esa canción de encuentros y desencuentros ¿En dónde habitarán aquellos que ya me olvidaron? ¿Será que de vez en cuando me recuerdan como lo hago en este momento?

Mary Rogers dijo...

¡qué dolor! No sabes la cantidad de gente que conozco que vive así, sólo con el recuerdo...porque no se atrevieron, porque el miedo pudo más

Un abrazo

Coffee Maker dijo...

Esa sensación de sentirlo perdido en estos días lo siento es como si me estuviera escarapelando. Cada día más sensible. Ojalá sea por cambio de piel pues.

Salmón dijo...

Ritinante: … Y brilla para ti la luz perpetua…. El sonido fue el creador del universo, ni la sociedad, ni las responsabilidades, ni la familia podrá destruirlo… Brindo, por la alegría, por el empate y por el fracaso. Y si te sobra tiempo, entre libro y lágrima, entonces, parcero, dále play al tercer track de “Amparanoia”, y verás que seguiremos soñando…

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Mary: el miedo es más letal que la amenza, y la invitación es válida, pero me surge una pregunta ¿un buen recuerdo de algo que pudo haber sido no te permite construir un futuro? Gracias por tu visita

Coffemaker: Los cambios de piel son necesarios, aunque en el fonfo sabemos que esa nueva piel no será eterna: Bienvenida

Salmón: gracias por "Amparanoia" lo tengo listo junto a "opio en la nubes" para una eterna noche...Y la música siempre me habitará, de eso estoy seguro

invisible_soledad dijo...

Bueno, vine a leerte denuevo en este post. Parece que mi nombre es algo contradictorio entonces, al menos para ti y para mi.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Fuertes abrazos, mi "visible compañía"

mahaya dijo...

Efectivamente, siempre hay un momento en nos parece tener el mundo en nuestras manos y donde todo, absolutamente todo es posible.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Mahaya: ese momento es pasajero, pero nos marca para el resto de nuestras vidas

Cigarrillo Extra dijo...

El reloj se ha parado, pero el hambre despierta, son las seis y en la puerta oigo a un hombre gitar: vendo leche sin agua, vendo miel, vendo pan, y dinero no hay.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

/por eso salgo siempre a caminar/ en busca de una flor para mascar/

Cigarrillo extra, su demora es decantación...

Welcome to the jaguar house