miércoles, agosto 03, 2016

EL BALCÓN



















Desde el balcón vemos pasar

La noche drogándose de calle,

Al atracador de poemas

Que busca monedas en los bolsillos

Del trasnochado transeúnte.

Advertimos la esquina y sus colillas

Heridas por el recuerdo de otros tiempos.



Desde el balcón es fácil percatarse

De la soledad de los cuerpos y

De la incertidumbre del abrazo.

¿Caer en el vacío de un beso

Es cuestión de azar o impulso del destino?

Los labios se aproximan justo en el momento

En que la flecha cae en el reloj del tiempo.

Da lo mismo estar o ser la fugaz palabra,

Todo basta con perderse en la profundidad de uno ojos.



El balcón y el destino

Están ahí,

La caricia es el libre albedrio

Que desata las posibilidades.
-

sábado, julio 16, 2016

ESTERTOR











Recoge tus harapos
Amontona en un solo sitio
Los flecos del ayer,
Las armonías desgastadas.
Dale forma a los despojos,
Reconstruye las esquirlas de tu voz.
La existencia es sumatoria de momentos:
Cataloga los afectos
Y réstale angustia a lo innecesario.
Preséntate frente a cada amanecer
Con la desnudez propicia de los niños,
Ahórrate equipaje.
Cuando te vayas solo quedará el aroma
De tus pasos en la esquina,
Luego serás una pequeña sombra.
Procura ser un buen recuerdo,
Todo lo demás se desvanece
En los altares del ayer. 

martes, abril 19, 2016

IMAGEN
























Aún me estremezco al recordar su piel.

Sobre la noche su manta

Sobre la manta el silencio.

Su cuerpo y una flor

En cuatro metros cuadrados de soledad.

Flota en el aire una certeza:

El tiempo no tolera sanaciones.

Aunque ella ya me olvidó en otra alcoba

Aún me estremezco al recordar su piel.


lunes, octubre 26, 2015

NUESTRO AMOR NACIÓ EN LOS PARQUES






















Nuestro amor nació en los parques
Al ritmo de la hojas caídas,
Acompañado del murmullo de las bancas.
Se fue alimentando de suspiros,
De la savia amarilla de las tardes
Y el sopor frío de las madrugadas.
Nuestro amor adquirió la forma
De las lentas despedidas,
Y los saborizados besos a mentol.
Se aferró a las pantallas en los cinemas,
Al agridulce sabor de palomitas
Y gaseosas importadas.
Nuestro amor recorrió las calles
Sin prestar atención a la muchedumbre
Y sus afanes,
Evadió las pancartas y los anuncios
Y se refugió en bares y moteles
A esperar la calma de los festivos.
Nuestro amor desayunaba cortometrajes,
Almorzaba cine-arte
Y cenaba con vino tibio azucarado.
Se fue robusteciendo hasta que ya no cupo
En la estrecha habitación
Llena de libros.
Un día nuestro amor se mudó a un edificio,
Cambió las cortinas,
Colgó una hamaca repleta de atardeceres,
Ordenó la biblioteca de los sueños
Y clavó una puntilla para guarnecer nuestra guitarra.
Limpió los rincones,
Adornó las paredes con recuerdos ambidiestros,
Hizo la cama y la deshizo tantas veces
Que es imposible calcular las contorsiones.
Nuestro amor, hecho de ciudad,
Le debe su constancia a esos lugares
Y reclama a grito seco
Más parques, más moteles, más bares, más calles silenciosas:
Será la única manera de evitar
Que el amor envejezca y muera.

lunes, agosto 31, 2015

DOSIS DE OLVIDO












---
¿Recuerdas el cuarto?
En la esquina una lámpara se adormecía,
Hoy solo el polvo acompaña la mirada.
¿Recuerdas cuando a la puerta tocó el invierno?
Las mantas para el frío
Hoy están derruidas de costumbre.
¿Recuerdas el reflejo de tus ojos?
Quizás no, eran los míos sus espejos
En donde curaba mis lamentaciones.
Tal vez has olvidado
Esa será tu cálida fortuna.
Mi condena es cerrar los ojos cada noche
Y dibujar mi pasado con tal precisión
Que aun siento la tibieza de tus caricias.
¿Recuerdas el jardín que frecuentabas?
He sembrado algunas flores del olvido
Ya empiezan a crecer.
Desde la primera vez que tu rostro
Se cruzó en el confín de la mirada,
Presentí que debería olvidarte.
¿Lo recuerdas?

miércoles, junio 24, 2015

LA ESCALERA


No todas las escaleras
Conducen al cielo,
Algunas son el mismo paraíso.
Cada peldaño construye una historia
Abonada de recuerdos.
Las pisadas marcan lo vivido
Y nadie puede descifrar el encanto
De los transeúntes.
El frío de la madrugada obliga a los cuerpos.
El roce de los labios alivia los deseos.
No necesitas cambiar de mundo
Para descubrir la maravilla de lo simple.
La escalera no va a un lugar definido
Asciende o desciende. Se estanca o crea.
Por sus escalones han rodado ángeles sin alas
Y vomitado los dragones del olvido.
Algunos suben por ella
Desde la cotidianidad hasta la noche
Para robarse los frutos de los amaneceres.
Otros se mecen en sus rincones
Esperando la brizna que seduce
Desde lo oculto.
Una escalera me es suficiente
Para ascender a ti,
Así mañana madrugue a rodar por ella.

martes, junio 16, 2015

PARA UN CADÁVER ALTIVO


De altivez desnuda era
Su fragante deseo de emancipación,
Hombre de cumbres se negaba
Al indigno signo de la vanidad.
Por eso habría de morir de pie
Como agonizan los viejos ocobos florecidos
Con la mirada fija al firmamento
Sin el miedo que acobarda al vencedor.

martes, mayo 26, 2015

INVENTARIO PARA UN RETORNO














Cuando regreses
No olvides los recuerdos
Que duermen acurrucados en tu mirada
Desde el lento sopor de aquel amanecer.
Empaca, entre tus cosas, las despedidas,
Siempre son necesarias para el viaje.
Guarda en el bolsillo de tu chaqueta
El leve roce a media noche,
La caricia sutil de las palabras
Y el beso en la mejilla.
Llévate un pedazo de esa sonrisa
Disimulada tras los espejos
Y el parpadeo fugaz de los deseos.
Guarda bien las evocaciones,
Valen para sobrevivir en esos días
Cuando el mundo se desgaja lentamente
Y la fiebre de vivir frunce tu sueño.
Cuando regreses
No olvides los recuerdos del placentero viaje;
En una esquina, la más oculta de ellos,
Duermo soñando tu regreso.

sábado, mayo 16, 2015

viernes, abril 24, 2015

LUNÁTICA







Se regodeó en sus curvas

Antes de que la noche estacionara el reloj

En el centro de las horas.

Él estaba allí, como un planeta extraviado

En la inmensidad voraz del universo,

Gastando palpitaciones en destellos,

Acercándose sin saberse botín a la distancia.



Ella parpadeó en medio de las nubes

Y dispuso sus sábanas para un festín.

De lejos apenas observábamos.



Una y otra vez ella irradiaba

Y esos destellos eran la envidia del infinito

Y sus alrededores.

Él se apagaba consumido en sus deseos.



La noche fue incinerada tras un beso

Él, se apagó.

Ella deambula, luna por el cosmos,

Buscando a otros cuerpos para alimentar su fuego.