miércoles, diciembre 17, 2014

POEMA PERDIDO




 














 Un par de caracoles blancos

Anidaron en tu pecho

Desde donde la rosa roja

Se desgajaba en silencio.

Tu cuerpo, alto muro

Por donde se cuela la lluvia

Aletea en medio de la noche

Calurosa y profunda.

De lejos sigo siendo

El desesperado,

Ausente entre las sombras.

Y tú, silenciosa abeja

Alumbras por instantes mi penumbra.

Caracoles,

Rosas,

Lluvia,

Noche,

Abeja…

Todo hace parte de un inventario

Olvidado, en las tierras de la ausencia.

viernes, diciembre 12, 2014

CAER ES EL PRECIO


Abandona tus alas un instante
Guárdalas detrás de tu sofá,
Olvida las palpitaciones
No es este el tiempo
Cuando lloran las golondrinas.
Mira el sendero de tu infancia
Recuerda las hojas sobre la cara
Y las gotas de rocío en la mañana.
¿En qué te has convertido?
Ni los espejos desean tu rostro.
Abandona tus alas un instante
Lánzate al abismo de la soledad,
Caer es el precio por pensar. 

viernes, octubre 25, 2013

ESTANCIAS I




I

Copular con la noche

Extremo de placer.

Aunando universos paralelos,

Pieles cósmicas, bustos planetarios.

Llegar al límite

Donde la razón colinda

En mágica locura.

Éxtasis tras éxtasis

Derrochando líquido inmortal,

Luego hacia el abismo

Dejar caer los ojos

Y contemplar meciéndose

La nada entre la nada.

(Del poemario: La rendija de los tiempos. Grafilasser impresores. Ibagué. 1997)

martes, octubre 15, 2013

VOLVIÓ A LLOVER



















-
Volvió a llover después de 100 veranos

Y el vapor de la tierra ardiente emite una sinfonía

De pájaros sedientos.

Desde la ventana observo

El aleteo de las gotas en su vértigo

Y apenas logro disimular el llanto

De tus besos bajo mis sábanas.

Con el verano tu piel se hizo de piedra

Y la ciudad perdió el aroma de tus pasos.

Agoté mis desgastados minutos

Persiguiendo la imagen fantasmagórica en las vitrinas

En donde yacía el último esplendor de tu mirada.

Volvió a llover sobre los andenes de la usencia

Y temo que la acuosidad hecha de espantos

Borre la ulterior huella de tus pasos.

jueves, setiembre 26, 2013

LA CALLE



In memoria de María del Pilar Gamboa muerta en un accidente de tránsito el mismo día que escribí este poema.

La calle, la multitud
El estupor, la sorpresa
Nada se puede hilar en el momento

La calle, la multitud
Su cadáver expuesto al sol
Nadie ha vencido el tiempo

La calle, la multitud
El aletazo certero de la ausencia
Ningún rostro yuxtapone las angustias

La calle, la multitud
La sangre derramada se reseca
Se pierde el sentido de la lucha

La calle, la multitud
El instrumento de la muerte
Marcando el final de su sendero

La calle, la multitud
 Y yo tan solo contemplando tu cadáver
Como una hoja trasgredida por el viento

La calle seguirá en su deterioro
La multitud ya no estará mañana
Solo tu ausencia se anida
Como una burbuja en mi garganta

Septiembre 26/2007
                                     

martes, setiembre 24, 2013

LAMENTO NOCTURNO























¿Le has preguntado al viento

El color de mis augurios?

En las noches, cuando el párpado declina,

Y la confusión extiende su enorme sábana

Sobre mi piel ausente de caricias,

De la profundidad ósea regurgita un lamento

Que trae las tonadas del misterio

Contrayendo mis palabras.

Y tu rostro tranquilo contra la almohada

Se refugia al compás de los duendes de la música,

Y quizás tus alados pies cual mariposas

Revoletean en los espirales de la dicha.

Pero a tu costado izquierdo, junto a tu cama,

Un cuerpo se descompone al vaivén de los segundos

Mientras el mundo pedalea a toda prisa

Para ascender al montículo de sus escombros.

¿Cómo puede alguien dormir pausadamente

Mientras la muerte recoge su cosecha?

Cuesta demasiado aceptar

Que somos la ración en medio de la hambruna.

Mi cuerpo será alimento de tu soledad, luego desecho.