martes, diciembre 18, 2007

LEYENDA DEL PLANETA ARTRETIS


Después de muchas investigaciones el Senado de Artretis decidió enviarlo a la conquista: Es el más preparado, fue el dictamen. Viajó durante 156 años luz. Logró salir ileso a un ciclón interestelar de meteoritos. La mitad de su tripulación murió allí. Salió con vida después de la letal falla de su motor central y el choque contra la amarillenta superficie de Marte. Quedó como el único sobreviviente. Cierta madrugada sintió alegría al traspasar la atmósfera de la tierra. A las tres horas había aterrizado sobre una superficie asfáltica que juzgó como una versión muy antigua de aeropuerto.

Al descender de la nave cruzó un borracho manejando un Renault 4 y lo aplastó.

17 comentarios:

Chalo dijo...

Bueno, por lo menos un Renault.

En mi país lo habría pisado una mototaxi.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

jajajaja..buena acotación amigo Chalo, siempre hay un lugar para morir peor...

Un saludo

Lully dijo...

Patético. Me sonreí al final pero también lo enfoque desde otro punto de vista que a cobrado vidas, que hay mucho loco manejando en las carreteras.

Besitos navideños apreciado Carlos.

Lully dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo
Me hiciste acordar de E.T., una pelicula muy tierna.

Otro saludito para tí!

Invisible Soledad dijo...

Well, well my dear friend...

Claro, el inevitable choque con la realidad. Podemos ser héroes en nuestro propio planeta, y aún así, despertar a la realidad y el choque es inevitable. En la realidad somos lo que somos, no más no menos.

Cabe preguntarse acerca de la información que tuvo el héroe respecto de "la tierra" antes de descender.

Es decir, uno no puede tirarse de una, caer así no más en la realidad sin estar prevenido.

Lo que le pasó a ... es lo que le ocurre a los soñadores, a los ilusos que creen que basta con éso, con soñar, con ser reconocido en su propio planeta. Y no, la vida es un tanto más compleja que éso.

(reconozco que leí el final antes del principio, una vieja costumbre de las personas que ya no creemos en sueños).

Un beso interestelar.

(Artretis?... mmmm me suena.).

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Lully

Los terrícolas y sus costumbres, algo que no se puede obviar...hasta ET lo padeció...

Un beso

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Invisible amiga

Claro, das en el punto, el mini-relato fue pensando desde la óptica que planteas...a veces creemos que el conocimiento es suficiente, pero como dijo el poeta Hans Magnus: "no hay que se un Hegel para entender que la razón es también sin razón"

Lo cual no implica que dejemos de soñar...

Un beso y un abrazo

Bettina Perroni dijo...

Jejeje, pobre héroe... en su galaxia deben pensar que se quedó a gobernar la tierra... lo que no saben es lo irónico de vivir en la tierra no?... hasta un extraterrestre sufre la inconciencia humana.

Te dejo un fuerte abrazo :)

MaleNa la porteña. dijo...

Ja! me hacen reir los comentarios, una cosa es un Reanult y otra muy diferente un Audi.

Muy bueno tu texto artrosico.

Compañero tenes mi afecto incondicional, ante gente como vos, me callo la boca y hago una reverencia.

MaLe.

AkashA DulcineA dijo...

Bueno, a ese marciano no le dio tiempo de llegar con la gente y decir: "Vengo en paz" y sacar tremendo soplete de fuego, como en la película "Marcianos al ataque"... =p

Un Abrazo Casi-invernal.

Carpe Diem.

Valeria dijo...

Moraleja:
El mundo es un pañuelo... lleno de mocos. No vengas :)

Un beso, Gamboa.

Robin dijo...

Eso es lo que se dice una extravagancia del destino muy galáctica. ¿Y el seguro a quién pagó la indemnización?

Te deseo lo mejor en estas fechas tan especiales, Carlos, amigo.

Un fortísimo abrazo…con todo mi afecto…para ti y tus seres queridos.

juan sin riñones dijo...

hay gamboa, muy cortazariana tu historia... es una miniversion de la noche boca arriba

muchadela torre dijo...

Lo mejor para vos y tus escritos siempe impecables
besos desde mí

fgiucich dijo...

Evidentemente, a la tierra había llegado. Abrazos.

...Hijo del Quijote dijo...

Bueno... un triste final... pero predecible... ya lo sentenció "fgiucich".

Pero quizá no ocurrió mas que adelantar un epílogo conocido... pues como sabes que si ya acabada la tarde.... luego de CAER LA NOCHE.... fuera aplastado por ella!!!!.

Un abrazo estimado y entrañable docente.

HdQ

Qymera dijo...

Hay un dicho en mi país: "Tanto nadar para morir en la orilla". Tanto que atravesó: selección, accidentes, desperfectos, y a las finales se lo llevo un auto de encuentro.
¿Cuántas iniciativas no tienen este mismo destino?