martes, enero 27, 2009

NAUFRAGIO


De las profundidades marinas
Emergen pedazos
De nuestro naufragio.
Oxidadas caricias,
Vestigios, abrazos
Lanzados al vacío,
Murmullo de besos,
Angustias, desoladas
Canciones.

Flotan sobre
El palpitar de las olas
Dejando en su travesía
Un olor a miedo
Encabalgado en el mutismo
De la espera.

De las profundidades marinas
Emergen trozos del amor
Que se hundió
Por exceso de carga.

Diciembre 19/2008

12 comentarios:

Akasha -Renegade of Grunge- dijo...

Ahhh, sí, comprendo que llega el momento inevitable del naufragio para toda relación, para toda pasión... pero no para el amor, ese se salva volando... cuando es verdaderamente amor.

Oscuras Reverencias.

RECOMENZAR dijo...

Felicitaciones un amor que se muere por exceso de carga..buenisimo

Mar dijo...

El sufrimiento vibra en formas traidoras y demasiado bellas, escribió Pizarnik.

(Me lo has hecho recordar)

Besos náufragos

TORO SALVAJE dijo...

Cada vez veo más náufragos.
Constantemente.

Saludos.

Isabel Romana dijo...

Me alegra mucho tu regreso, querido Carlos. Un poema, como todos los tuyos, con una carga de profundidad. Sin embargo, permíteme decir que me resulta dífícil imaginar que se naufrague por exceso de amor. Otra cosa es que ese amor excesivo sea el de una tercera persona... Un beso enorme.

Darilea dijo...

Un buen salvavidas es un abrazo, para contrarestrar lo gris dibujemos arco iris con palabras.
Un beso

lully desnuda dijo...

Pues que sigan emergiendo trozos gigantes de amor, que no se apague la llama a través de esas profundidades.

Te abrazo apreciado Carlos!

cieloazzul dijo...

Al amor de batalla suele sucederle, de repente, la sobrecarga de las emociones y el silencio lo hace trastabillar...
un beso..

BETTINA PERRONI dijo...

Me lo quedo, me gusta... es más, es lo que siento.

Un abrazo Carlos,

fgiucich dijo...

A la barca del amor, de vez en cuando, hay que alijarla. Abrazos.

Bohemia dijo...

me ha sorprendido el final, no me esperaba lo del exceso de cargas...

BSS

lully desnuda dijo...

Releo y me maravillo por tu exquisitez.

Besitos!