lunes, septiembre 10, 2007

IBAGUÉ CRÓNICA



LA PUERTA QUE NUNCA SE CIERRA II

Ya van tres días desde que ingresé a urgencias del ISS acompañando a mi esposa: después de muchas revisiones y demasiados diagnósticos nada está claro. Parece que el espíritu positivista que domina el siglo también tiene sus quiebres. Las enfermeras nos miran con cierto desconcierto y los médicos parecen no importarles mucho la paciente de la cama 13. Ellos entran y salen, van a distintos centros asistenciales a formular sus recetas para conservar la salud, ahora la salud no es un bien público, mucho menos un derecho, ahora es un servicio y se vende. El tiempo en el ISS se alarga, hablo con los vigilantes, con los camilleros, con algunos pacientes que igual que yo están “im-pacientes”. Un vigilante curtido de horas conversa acerca del futuro de esta clínica. La van a privatizar, es su sentencia, la cual es compartida por los usuarios y por los trabajadores. En las paredes hay rastros de una reciente protesta por las nuevas disposiciones del gobierno frente al ISS. Todo el mundo lo sabe, está es la crónica de una nueva muerte anunciada.

Me he convertido en cliente asiduo de un caspete que funciona a la entrada de urgencias, el cual es atendido en este turno por Camilo, un joven estudiante universitario que está punto de graduarse y que trasnocha para conseguir la plática del derecho de grado. Me dice que la noche ha estado mala porque casi no hay gente, a él le sirve que las personas se enfermen, son las ironías del mercado. Igual que todos los “usuarios” del ISS, sabe que pronto habrá un revolcón para modernizarlo, algo que viene sucediendo hace años. Nadie entiende por qué esta institución no ha podido alcanzar puntos de eficiencia y aún la corrupción, la politiquería y la falta de conciencia en lo público lo siguen corroyendo. Uno puede ver que la mayoría de los empleados han comprendido que prestar un buen servicio de salud es fundamental para su sostenimiento, pero desde el Estado no existe voluntad para defender uno de los últimos derechos sacrificados a la luz de la globalización y el libre mercado. Las empresas privadas ven en la salud un excelente negocio y esperan al acecho. La ley 100 fue el inicio, la división en grandes clínicas siguió el curso y esta nueva reforma parece ser la estocada final. La muerte no es contundente, es premeditada, es sistemática.

Regreso junto a la paciente de la cama 13. Nuevos enfermos han ingresado. La contradicción médica entre diagnóstico y diagnóstico sigue a la deriva. De un momento a otro el parte médico es sencillo. Le otorgan la salida sin haber llegado a ninguna conclusión sintomática que garantice la curación. Una fórmula, otro bono de prepago y el papeleo necesario para la facturación. Salimos desconcertados pero con la esperanza que la droga se encuentre en la farmacia. Ilusiones de siempre, sólo la mitad de ella y la otra hay que comprarla.

Al dejar la puerta el vigilante se acerca para indagar y le comento un poco meditabundo que no le dieron respuesta satisfactoria pero que se tienen esperanzas en lo formulado. Nos desea suerte y se sienta de nuevo en su cubículo destinado a la vigilancia. El silencio ronda nuestra partida y antes de abandonar el ISS pienso en que de todas maneras el bien público debe ser defendido. La puerta de urgencias aún está de par en par, tal vez la próxima vez que tenga que regresar la encuentra cerrada.
-------
Nota: Estos hechos sucedieron a mediados de marzo de 2007. El 28 de Julio la policía se tomó las instalaciones de la clínica del seguro social en Ibagué y con esta medida el Estado colombiano inició la útlima etapa del desmonte de la salud pública.

10 comentarios:

Supermamá... dijo...

Hoy soy la primera...y es un honor

Ya te veo amigo con tu cruzada de denuncias a los sistemas de seguridad médica..que es general en el mundo,y con voces como la tuya y muchos más quizás podamos terminar con las injusticias.

Un fuerte abrazo amigo Carlos

Invisible Soledad dijo...

Querido amigo, relatas tantas cosas a la vez en tu post. Me quedo con la noticia que expones en relación a tu esposa... es éso cierto? está ella bien ahora?

Un beso.

cieloazzul dijo...

Asistencia publica, salud publica,...
En México la tenemos y es exactamente igual en todas partes,
Es indignante, denigrante, ofensivo....
Hace como un año, mi hijo tuvo una lesión en la rótula... yo que se supone soy derechohabiente y que desde hace 22 años el gobierno me descuenta una cuota para el caso, no me fue posible que atendieran a mi hijo, a pesar de que el estaba dado de alta y llevaba un cuadro de emergencia, ya que pensabamos que era fractura...
para decirnos que NO podían atenderle por que no habia yo actualizado mis beneficiarios !!! hasme el favor!!! pero apra esa negativa esperamos casi una hora, tiempo que mi hijo soportó estoicamente con el dolor encima y mi necedad de creer que recibiríamos el servicio...
En fin.
No faltamucho para que en México suceda algo asi...
que lamentable.. para quien requiere del servicio. que somos TODOS!
Un beso Carlos.

UMA dijo...

Cuando hay un ser humano sufriendo y que necesariamente està en manos de otros siento un profundo escalofrìo, porque hay una total indefensiòn y vulnerabilidad.
Espero ella estè bien, y el diagnòstico claro, obviamente.
Un gran abrazo, Carlitos.

Rayo de luz dijo...

Aqui en España tenemos una salud pública gratuita, pero puedes morirte en las salas de espera de un hospital esperando tu turno.
D. Dinero siempre tiene el número uno. No sé por que será?? Soy asi de ingenua.
Besitos. :-)

paula dijo...

Si esa historia fuese tan solo un hecho aislado...
No lo es, claro que no, hoy día la vida de un ser humano solo tiene el valor de sus pertenencias.
Peeeeeeeeeeeero...
(No me canso de decirlo parece ja ja ja)
El estado, los derechos humanos, la dignidad de los ciudadanos y demás, funcionan para le gente igual que la religión, la compasión y la fe, solo se acuerdan de todo eso cuando tienen un problema personal que no saben o pueden resolver solos, el de al lado no existe mientras la vida "les sonríe", aunque sea dios en persona.
El lado positivo es cuan poco ambisiosa puede ser la masa ya que por lo visto se conforman con las sobras.

"La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa."

Albert Einstein

Y como está probado que "no se excarmienta en cabeza ajena", pos que venga el caos y se aceleren todos los conflictos que ya existen, el día en que todos se vean afectados sanseacabó el problema.

"Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo."

Albertito otra vez.

Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeso

P.D.:A todo esto espero que se encuentre su compañera bien de salud, que desde que escribió la primer crónica es lo que más me ha interesado saber.

Bettina Perroni dijo...

Lamentable Carlos...

Siento tanto al alma tus palabras... causa impotencia, frustración... sé que es eso y son historias que ya de lo común se hacen normales... y piensan que esa "aparente normalidad" es la correcta... no lo es... no lo es

Yo misma tuve igual que librarles una batalla... casi le amputan una pierna a mi padre por que fáci: para ellos esa era la solución...

Uffffff,

Espero tu esposa esté mejor.

Fuertes abrazos

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Gracias a todas por lo comentarios, mi compañera terminó por aliviarse y lo quise publicar esta crónica precisamente para hacer palpable nuestra lamentable realidad, mientras la salud siga siendo cuestión de dinero sólo podrán acceder unos pocos a un servicio de calidad, pero la mayoría que está afiliada a estos centros seguiremos padeciendo, en esto comparto las ideas de mi alumna aventajada y de su consejero Albertito.

Un beso para cada una de ustedes y mi cariño de siempre

mahaya dijo...

La salud siempre a sido cuestion de dinero. En tu pais, y en otros, no olvidemos que Estados Unidos si tu seguro no cubre determinada cosa y no tienes dinero para pagarla te puedes morir.
De todas formas yo rompo una lanza en favor de los medicos que solo son personas que aman su trabajo e intentan ayudar y hacer lo que pueden en horarios increibles, porque teniendo un trabajo de tanta responsabilidad son los unico profesionales que pueden trabajar durante mas de 24 horas seguidas. Y no es de extrañar que si han entrado a las ocho de la mañana en el hospital, a las una de la mañna del dia siguiente no den pie con bola y ya no distingan una señora que va a parir de un atropellado.

Angélica Camacho dijo...

Que coincidencias entre Colombia y Perú, en su endeble sistema, en la pobreza organizativa y la atención al ciudadano común y corriente. Qué injusticia ese separatismo entre los que pueden y los que no.

A pesar de lo anterior me alegra saber que tu esposa está mejor y tu más calmado.

Mil besos!