jueves, agosto 10, 2006

LA HISTORIA DE LOS LIBROS




Imagen: Afiche promocional de la puesta en escena de "Opio en las nubes" Teatro Nacional de Colombia

Los libros no sólo contienen historias, muchos de ellos poseen las suyas. La forma en que los textos entran y salen de nuestras vidas puede ser parte de una conspiración bibliófila universal, e incluso dignas del “realismo mágico”. La anécdota que contaré a continuación tiene que ver con esa manera cósmica de conectar lectores y textos, de unir deseos y apetencias, rutas y lecturas de la vida, de la vida de los libros…

La novela “Opio en las nubes” construye un mundo mítico de la ciudad moderna, centrando su accionar en la Bogotá de los años noventa, en ella Chaparro Madiedo, su autor, logra poner en evidencia una cultura de lo urbano tocada por los grandes dramas humanos de la época postmoderna, además hace del rock su banda sonora y nos deja los oídos trastocados por guitarras eléctricas y baterías desesperantes que pueblan los bares, las calles, las noches y las cabezas repletas de drogas volátiles. El libro lo adquirí en la Librería Lerner, lugar mágico en donde un tinto, una alfombra y la delicadeza de los libros se combinan para hacer sentir la pulsación de la letra. Era el año de 1998 y al regresar a Ibagué el libro había sido consumido en un viaje mucho más que placentero. No acostumbro a leer en las “flotas”, prefiero degustar el paisaje, pero aquella vez el libro decía más que las lejanas cordilleras marchitas por el verano. Con los libros ocurre igual que con las conquistas de mujeres, si triunfas con uno(a) quieres contártelo a tus mejores amigos, corriendo el riesgo de perderlo (as). Y de esa manera Opio terminó en el catre de un conocido (ojalá hubieses sido amigo) y nunca lo degustó pero después de ocho meses y muchas insistencias terminó por devolvérmelo con muchas cicatrices de uso. Todo ese tiempo permaneció debajo de su colchón de recién casado. Volví a poseerlo y me gustó más que la primera vez. Me emocioné y se lo presté a un compañero de trabajo quien gusta de los buenos libros. Lo mantuvo un tiempo preso de su pasión y regresó un poco más desojado. Una noche de copas, pero no una noche loca, me emocioné contándole al Lobo Digital sobre la novela, creo que el se emocionó y terminó llevándola a su cama. Fueron muchos meses de ausencia, muchos deseos comprimidos bajo mis sábanas esperando que mi amigo se saciara de esas páginas y pudiera de nuevo tener su historia entre mis dedos (frase plagiada de una canción). Cuando me había hecho a la idea de perder ese libro para siempre, cuando el Lobo digital me había confesado que las páginas estaban esparcidas en algún rincón olvidado y húmedo, cuando había decidido olvidar, llegó un mensajero, traía la cara dibujada por la dicha de hacer feliz a otro, es decir por la mejor de las dichas!!! Me entregó el libro como quien entrega una hija adolescente al peor de los truhanes. Agarré la novela, la llevé presuroso a mi regazo, la ojeé desde mi recelo, tenía un vestido nuevo, venía recién maquillada, se podía ver que su rostro había sido bañado por la fuente de la eterna juventud. -Esta noche dormiré en sus brazos – pensé. Luego abrí la primera página, esa que siempre tiene olor a invitación, y una frase escrita desde la dedicación-provocación decía: “Los libros no son palomas mensajeras, rara vez regresan a casa” Entonces entendí que los libros son como las mujeres que tanto amamos.

33 comentarios:

Bettina Perroni dijo...

Mi querido Carlos... tu con tu sabio toque de inspiración y conocimiento lograr nuestro interés por aquello que tu mismo nos propones... un placer leerle... pasé rápido para decir HOLA AMIGO.
UN ABRAZOTE

invisible_soledad dijo...

Que hermoso.... he leído y he quedado con una sensación buena.... he prestado tantos libros y pocos han vuelto (creo que ninguno)... para mi, los libros son amantes imperecederos, fieles hasta que los regalo, amantes que me dejan dibujar mil formas en sus cuerpos llenos de letras ....

Sin los libros, sin los amantes, mi vida estaría completamente vacía...

Oceanida dijo...

Para mi los libros son algo insustituible, de ellos aprendi casi todo...con ellos he llorado, reido, amado...

Un abrazo, escribes tan bien que me lleno toda.

Antoinette dijo...

Curiosa comparación, sobre todo por la idea del mano en mano y la devuelta final radiante. Confieso que de esa forma, no quisiera ser un libro, pero un libro tampoco querría ser yo.

bacio!

cieloazzul dijo...

hummmmmmmmmmmmmmm
pues yo ahora ando durmiendo con García Marquez, pero después de leerte, no volveré a dormirme con el tan desafanadamente, por que éste promiscuo amasijo de letras viene de haber dormido con mi suegro!!! y ahora que lo dices, huele a uso...:s
uffff....

Ahora buscaré ese titulo que dices.... o..
me prestas tu libro? ;)

mahaya dijo...

Me has dejado pensando, nunca se me habia ocurrido el comparar a los libros con amantes infieles... ¿No serias tu el amante infiel? porque a ¿quien se le ocurre prestar el objeto de tus amores?.
Habria que hacer un apartado al dicho ese tan tremendamente machista de "la pluma, la bicicleta, y la mujer no se prestan a nadie" (mi padre decia la bici, pero es que murio muy viejo) y quedaria algo asi como "la pluma, el coche, y los libros no se prestan".

Rebel dijo...

Si tanto atesorabas esta novela "opio en las nubes"
no sé si la deberias de haber prestado..al menos ya la tienes en tus manos aunque con vestido nuevo.
Los libros ahora con el crossing estan mas a la mano, para que la gente se culturice mas propusieron esta nueva moda de ir pasando libros dejados en la calle..pero porque será que todavia no ha caido ninguno en mis manos.
p.d.por cierto no he leido el libro
que mencionas.
Saludos Carlos.
***

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Betty; gracias por tus saludos y tus halagos, por ahi nos estamos leyendo ¿Sigues en tus retiros armónicos?

Invisible Soledad: libros y amantes son una combinación perfecta, incluso superan eso de cigarrillo/arte...claro está que prefiero ver volver un libro, aunque los amores no vuelvan...

Oceanida: un libro (bueno por cierto) y tendrás una disculpa perfecta para "aprender"...gracias mil acuática amiga!!!

Antoinette: los libros, como las (los) amantes pueden sufrir transformaciones curiosas al cambiar de "lugar" y compañía...observa y verás!!!

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Cieloazzul: con GABO puedes pasar noches en vela, es "mágico" jajaja y no importa "de que cama venga", me gustaría dejarte la novela al menos una noche, pero con esta distancia....

Mahaya: Creo que los amores son intransferibles, único y para toda la vida (afortunado yo, cierto?), pero los libros deben ser libres para que busquen sus amores!!!
En cuestiónes de amor, fiel, en cuestiones literarias, infiel 100%

Rebel: Mira con paciencia que ya llegará tu libro, y talvez no lo quieras soltar, recuerda que sn como los "buenos" amantes...y si por casualidad cae en tus manos el "Opio", lo lees y lo devuelves a casa...

Maik Pimienta dijo...

Son infieles por naturaleza. En cuanto los acercas a otros, dejas que los manoseen, se van y, como dices, no suelen volver. Veo que por allí es igual. Me parece bien que se acuesten con quien quieran, los libros. En definitiva, tienen siempre un historia que contar, que los hace más interesantes que al resto.

Antoinette dijo...

En realidad, visto de esa forma es una excelente idea. Voy a intentar.

bacio!

EDUARDO CAVIERES dijo...

MIS FELICITACIONES, ME ENCANTA LO QUE ESCRIBES, ME AGRADA VISITARTE.

SALUDOS DE EDUARDO CAVIERES.

Freyja dijo...

si hay algo valioso es un libro, y cuando se lee toma mas valor
he aorendio con el tiempo a no prestar ese tesoro, nunca vuelven
acompañan de una forma increible, tengo libros que los repito cada cierto tiempo, libros que lloro de emocion y otros de alegria
besitos amigo, y un lindo fin de semana



besos y sueños

invisible_soledad dijo...

Combinaciones perfectas:

1. Libros - Amantes
2. Arte - Cigarro
3. ?

Mi Querido Carlos: ¿Porqué siempre generas esto de enumerar cosas?

Con lo que me gusta clasificar y enumerar y categorizar y evaluar....

Sangre Ácida dijo...

Quiero referirme a los libros de segunda manos o usados, aquellos que una adquiere en alguna feria, local de antigüedades, etc.
Aquellos libros son en ciera forma fantasmas errantes de ideas, de conceptos, que vagan de manos en mano, de dueño en dueño hasta encontrar al que decida quedarse con ellos por un tiempo indeterminado y asignarle un digno lugar en la biblioteca, como corresponde hacer respetuosamente con cada texto.
En lo personal trato de no deshacerme de los libros, ellos llegan a mi vida y solo salen de ella por tiempos cortos cuando los presto, pero luego regresan a mí.

Saludos...

Lilith Ireul dijo...

Comparar un libro con un amante es perfectamente entendible, ya que el libro, al igual que el amante, es el fruto de una alocada desesperación de amor que nace simplemente, sin razón aparente de ser. (Aunque esto a veces sea un engaño, ya que alguien por ahí decía que no somos nosotros quienes elegimos las cosas o lo que queremos vivir, son estas, y las circunstnacias, las que nos eligen a nosotros).

Muchos libros que han sido "míos" se han ido, pero por mi propia e ingenua decisión: Me han gustado tanto, que prefiero compartir a quedarme callada.

Un beso Carlos, mira que a pesar de no haberte saludado desde hace algún tiempo, no quiere decir que te haya dejado de leer. Tan bueno como siempre ;)

mayra! dijo...

Hola!!!

Me encantó tu manera de escribir, y el tema que trataste: hay libros con los que uno crece, y a la vez, ellos crecen con nosotros; se deterioran, se prestan, se pierden... que rico que la vida lo trajo de vuelta a ti.
Gracias por tu visita en mi blog (sorry por la tardanza en regresarla: mi propia historia lo impidió)
un besotote de Chile!

bye!!!

El Mazo dijo...

Gamboa, que alegría enterarme de un montaje de la historia de "Opio en las nubes", hace unos 5 años intenté realizar un montaje con recorridos fotográficos de las avenidas de esa Bogotá imaginada, de los bares de esa Bogotá de Opio y sólo me gane el apodo de "Trip, trip, trip" por algunos meses, mi propio ejemplar comenzó a circular y de manera curiosa llegó ayer de nuevo a mis manos, ajado y viejo pero intacto aún, Opio, tal como Amarilla tiene que ser un libro infiel por naturaleza, pero siempre regresa.

Recuerdo cuando estaba en una relectura en la universidad y una profe amiga, que también de manera curiosa recién llegó de Argetina la semana pasada, me vio con el libro y me trajo uno de sus recuerdos de Chaparro Madiedo, una tarjeta blanca en la que él aparecía abrazado a una mujer que firmaba como Ava Gardner, invitando a su ultra secreto matrimonio bajo la plaza del Che en Cuba, Se le veía feliz al autor, pantalón caqui, camisa azul, si mal no recuerdo. Su letra era grande y cursiva. Fue una lástima su muerte, pero nos queda su libro que dicen las malas lenguas lo escribió en un encierro de 15 días de inspiración.

Uma -La rubia del Muelle- dijo...

Me ha gustado la relaciòn entre los libros y los amores, Carlos.
Yo recurro a los libros con mejor ànimo cuando los amores se van alejando y amanece el olvido.
Como siempre leerte es un gran deleite.
Un gran abrazo de regreso:)

Cicindela Zida'ya dijo...

que gusto leerlo!!!...que seria de nosotros sin los libros...es tan estimulante cuando uno de ellos nos atrapa...
saludos

JUAN dijo...

Carlos: falto un detalle. Aquella noche, aquel libro terminado de desempacar termino en las manos de don cigarro quien tambien lo habia leido años atras y en aquel momento trip trip trip deseo devorarlo de nuevo. Mas tu generosidad fue desbordada: el libro termino en las manos de el señor salmon quien no solo amenazo con no devolverlo sino que ademas, cual si fuera el bar la gallina punk, amenazo con colocar una soga en el paqrque de la fabrica de conformidad y desempleo para la que trabajamos.

Un favor: para nuestros amigos latinoamericanos podrias colocar un fragmento de tan magnanime obra. A proposito, Chaparro madiedo fue compañero de andadas de nuestro querido Jaime garzon. Ambos murieron de sobredosis: el uno de heroina y el otro de plomo. In memorian dondequiera que esten.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Maik: los libros, preciados algunos, odiados otros, simepre haceb parte de nuestra existencia y como amantes, no ayudan a descubrir la vida...

Antoinette: ¿Cómo van esos intentos , ah? Cuéntanos

Freyja: los libros guardan un enorme valor que el tiempo decanta y su compañía se vuelve indispensable.

Invisible soledad: tu y las enumeraciones, eso hace parte de nuestra interrelación...

Javier Montero dijo...

mi padre siempre dice que tonto es quien presta un libro pero mas quien lo devuelbe jaja saludos gracias por leerme y comentar siempre saludos afectuosos del caribe

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Sangre ácida: es cierto, el libro usado hace parte de mi existencia, los libros nuevos son apetecibles, pero su precio es inaudito..procuro nunca desaerme de los libros (igual que tú), pero hay veces que ellos se van...y duele

Lilith: Los libros y los seres que amamos llegan desde lo misterioso de la vida y tal vez lo elijamos o no, pero ellos llegan, se quedan y se van...

Mayra: los libros que crecen a nustro lado nos dejan una marcas inborrables...gracias po tu visita

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Mazo: trip, trip, trip...No sabía de ese mito que Chaparro escribió el libro en 15 días, debió ser una descarga de adrenalina y noche...tal vez se enclaustró en el Bar la sucia mañana del lunes...

Creo que ese texto debe ser releído, Opio pertenece a una época desesperanzadora de la literatura colombiana, cuando muchos escritores o soñadores en serlo, nos encerramos en los bares para sacarle el culo a la tragedia, Madiedo lo supo escribir en partituras urbanas...y me hiciste acordar de Amarilla, creo que algunas veces me he sentido como Sven...

Uma: Cuántos libros han logrado que cicatricemos las heridas del desamor? Le debemos compañía en los peores momentos!!! Gracias por volver..y además como una rubia del muelle!!

Cicindela: igual que con los amores, es tan estimulante cuando uno de ellos nos atrapa!!

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Don Cigarro: si ahora recuerdo, ese libro ha tenido otros amantes y se ha salvado de caer en sus redes pasajeras..,siempre vuelve a mí.

Creo que un día de estos publicaré un capítulo breve de Opio, y para hacerle un homenaje a ese "rey del humor ultimado" hace siete años, publicaré también..ya vi el artículo en Ojos de video tape y quiero que nuestros amigos (as) latinas conozcan o sepan un poco más de esa muerte...

javier Montero: Si, conocía el dicho, y haciendo caso de él confieso que no he devuleto algunos...saludos

invisible_soledad dijo...

Y mi querido invitado a la cena.... cuándo me va a mostrar lo que aprendió de las clases?

Apúrese antes de que sea devorado... que la fiesta ha comenzado...

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Invisible soledad:

estoy practicando y espero tenerte avances en este comentario

SALUDOS A MILLÓN

invisible_soledad dijo...

Perfecto .... más no sé si ha sido mi lección la que ha dado frutos... sin embargo es lo que menos importa... lo que realmente importa es que tus comentarios pueden aparecer llenos de colores y líneas cuando así tu lo quieras...

besos tristes....pero vivos.

Princesa dijo...

Los libros son un tesoro invaluable!
Como nos contagian sus letras, podmeos ser sus protagonistas una y mil veces.
Un placer leerte amigo.
Besos inmensos :)

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Invisible "profesora", cuál es mi nota? ahhhh,,,,,

Princesa: De qué historia libresca eres protagonistas? De muchas supongo!!!

Anónimo dijo...

Cool blog, interesting information... Keep it UP El viagra cosplay porn rikku Cockran furniture Conference call hosting Zithromax side effects rectal bleeding craftique furniture Hockey recruits is ativan short ating or long acting Attorney colorado oxycontin causes hair loss weight gain 1968 cadillac coupe deville 61 buick 2004 nissan sentra limited special edition New hampshire medical malpractice law Digital cameras hd movie mode sports event tickets

waffle dijo...

Me gusto tu texto, fluye en la lectura. Di con el escrito buscando una palabra desconocida en google :)
Gusto en leerte.