miércoles, marzo 05, 2008

RECETA DEL DIA: Hecatombe a la colombiana

Para pre-para-r este plato se hace necesario planear la combinación de sus ingredientes de manera premeditada, por lo tanto se aconseja un asesor de cocina experto en “calentaos”. Lo primero que hay que tener en cuenta es que los comensales tragan de todo, siempre y cuando venga acompañado con el slogan “Colombia soy yo”, ingrediente mediático con el cual se garantiza que todo será consumado o consumido, si es el caso. El chef debe tener una lengua adobada, dispuesta y fibrosa. No hay que olvidar que Cicerón recomienda para estos casos previos al plato fuerte, mucho pan y circo, pasantes que evitan los bostezos a priori. Recuerde siempre que los comensales están dispuestos a esperar que el maná caiga del cielo, por eso es vital hacerlos mirar para arriba, porque al frente nada bueno se encontraría. Otro ingrediente vital, y que ayuda bastante a darle un buen sabor a menjurje, es el alcohol. Procure una buena dosis, si todo el mundo está borracho mejor, ¿alguna vez has visto un borracho despreciar un plato regalado? La mejor marca de alcohol es aquella bien añejada y cuyo sonoro nombre emborracha de entrada: “Patriotismo”

Como la elaboración del plato toma su tiempo, procure tener los comensales ocupados, porque cualquiera puede meterse a la cocina y deshacer el entuerto, recuerda qué es lo que en verdad se cocina. Anuncie con bombos y platillos el plato fuerte que vendrá, y diga siempre que usted es un chef muy humilde, que actúa movido por la necesidad de dar de comer al hambriento. Cuando la ansiedad acose traiga un naipe, o un juego de mesa para señoritas y ponga a jugar a los meseros, y de paso déjelos que tomen la iniciativa de organizar alguna marchita de hambrientos, pero eso si, esté listo para acaparar los dividendos. Recuerda que la alacena siempre debe estar llena, decía mi abuela, la que se murió de indi
gestión.

Antes de servir el plato, hágales saber a los invitados que esto es un autoservicio, y para despertarlos de su letargo, arroje unas cuantas bombas festivas de manera que al estallar atraigan la atención, que todos sepan que empezó la fiesta. Procure que no se den cuenta que están comiendo carne de cañón. La platería adecuada es la gringa, parecen transparentes, no se les nota el moho.


De esa manera usted pondrá la mesa a la carta y al final podrá degustar una jugosa tercera reelección. Después de esto que los invitados coman mierda.

3 comentarios:

EL HIPPIE VIEJO dijo...

ESTIMADO CARLOS
QUE EL ÀRBOL NO LES IMPIDA VER EL BOSQUE.
TENGO MUCHO MIEDO POR LA SITUACIÒN ALLÌ.
CREO QUE TODOS DEBEN TRABAJAR POR LA PAZ.
RECONECER ERRORES, PERO CON LA PALABRA, NO CON LA FUERZA.
RECUERDO AQUÌ LA GUERRA DE MALVINAS, CUANTO INFORTUNIO HERMANO...NOS LLENARON LA CABEZA...Y CASI TODOS ENTRAMOS..TODO FUE HORRIBLE...SOLO MUERTE DE CHICOS JÒVENES QUE TODAVÌA LLORAMOS.
REITERO CARLOS
NO A LA GUERRA
QUE LAS PALABRAS SUPLANTEN A LAS ARMAS.
MUCHOS HABLAN LIVIANAMENTE DE GUERRA
QUE ES LO MISMO QUE HABLAR DE MUERTE.
NO SE EMBARQUEN EN AVENTURAS BÈLICAS...SOMOS HERMANOS!

"HEMOS APRENDIDO A VOLAR COMO LOS PÀJAROS
A NADAR COMO LOS PECES
PERO NO HEMOS APRENDIDO EL SENCILLO ARTE DE VIVIR JUNTOS
COMO HERMANOS"
MARTIN. L. KING

PAZ Y AMOR HERMANO!!!


ADAL

BETTINA PERRONI dijo...

No hay que participar en esa cena hipócrita que solo causará estragos. Antes de ser patriotas hay que ser justos... la justicia no se dá con acciones bélicas, no debemos dar armas a un pueblo y combatir la violencia con la misma violencia... no debemos creer en discursos que no son más que argumentos estúpidos que encaminan a la guerra.

Solo deseo que toda Lationamérica se solidarice con los pueblos involucrados, que apoyemos a que una solución sea dada por la vía pacífica... somos pueblos hermanos, trabajemos juntos en vez de dedicarnos a destruirnos.

Un abrazo Carlos.

P dijo...

cierto, lo esperable es que un hambriento como lo que le den, especialmente si hay alcohol y diversion distrayendo lo que la tripa recibe.. pero una vez que se ha probado un buen plato, basta una solita vez, para que uno se de cuenta realmente lo que esta comiendo.. aunque, en la cruda realidad, habiendo hambre dura se va a comer la misma mierda de siempre, aunque ya se sepa a qué sabe :S