viernes, julio 18, 2008

SENTIR LOS SENTIDOS

Para habitar el mundo
Es necesario
Desdoblar todos los sentidos

Necesitamos la profundidad del ojo
Para poder escudriñar
La duermevela que dormita en las urdimbres
De la horrorosa fealdad.

Hay que enseñar a la piel
Las sinfonías del sentir
Para decantar los abrazos

Se hace necesario pulir el oído
Para no dejar escapar
El lamento de las noches.

Requerimos urgente que el olfato
Pueda captar las aromas
Del tiempo acumulado

Y que la boca pueda por fin
Degustar los variados sabores
Agridulces de la vida.

Es necesario desdoblar todos lo sentidos
Porque se encuentran atrofiados.

10 comentarios:

Mar dijo...

Deshabitarlos y arrojarlos a un abismo hasta sentir que en verdad somos mordidos por la exterioridad,los sobresaltos al acecho, todas las oscilaciones de un yo por venir; hasta volver a sentir la verdadera imbricación con todas las floraciones de la vida.

Las heladas, y las que no.

(Cierto plagio a Artaud, lo sé, pero Ud y su escrito lo merecen)
.-)

Un abrazo desde las alturas.



PD: estoy a punto de cometer bloggericido y de cambiarle las plantillas a los cuatro blogs de arte. (Ya me volví a tentar con el negro de mi cuaderno personal). Si por unos días Ars Poética aparece como "sin invitación"... (XD), sólo es porque tengo que corregir unas 400 entradas .-)

Beso enorme Sr.

Trini dijo...

Para Vivir; Sentir...

Un abrazo

Isabel Romana dijo...

Sí, seguro que los tenemos atrofiados a fuerza de no utilizarlos con la debida intensidad. También su falta de uso nos priva de tantas cosas hermosas y bellas como nos han contado tus poemas otras veces. Los sentidos están para sentir todo lo malo y lo bueno que hay en nuestras vidas. Un abrazo muy fuerte, querido amigo.

Freyja dijo...

a veces se atrofian los sentidos, por mil sucesos que la vida nos hace vivir
pero siempre habra algo o alguien que despierte esos sentidos dormidos
gracias porque tus letras, logran que los sentidos sientan esperanzas
mil besitos y que estes muy bien
muchos cariños amigo


besos y sueños

Mentacalida dijo...

En busca permanente,agitacion mas alla de lo que habita lo visible...sondear el abismo oculto de lo sensorial adormecido.Vivo en ello constantemente.

Besos

Menta

UMA dijo...

Aprendì a disfrutar de mis sentidos, no digo tarde, porque siempre fue instintivo, tal vez algo que tenga que ver con mis ancestros, y/o mi padre.
Agradezco gozar y vivir de mis sentires, bello post, supongo que hay muchos que aprenderàn de tus palabras, yo lo afirmo, querido Carlitos.
Te dejo mi abrazo apretado en la distancia.

BETTINA PERRONI dijo...

Es muy cierto mi querido Carlos... esos sentidos que a veces duermen en el silencio... son ellos los que nos hacen percibir este mundo y su realidad.

Yo... aguas con la nariz que parezco perro jajaja claro, a carencia de vista, nariz privilegiada ;) jajaja

troya dijo...

¡¡ HAY HAMBRE¡¡
MARCHA CONTRA LA POBREZA POPAYÁN – BOGOTÁ 25 DE AGOSTO- 12 DE SEPTIEMBRE
ENCUENTRO DE ORGANIZACIONES SOCIALES Y POPULARES BOGOTÁ 28 DE AGOSTO

No más miseria en medio de la riqueza

LOS CAMINOS DE LA VIDA SON MUY DIFÍCIL ANDARLOS

La agenda política que se ha desarrollado en los últimos años en nuestro país, se ha construido bajo un discurso mediático que sólo valora la embriaguez de la guerra. De ahí que se hayan destinado un gran porcentaje de nuestros recursos económicos y de miles de seres humanos a la fiesta de sangre y odio. Cegando así el paisaje de pobreza en la que se encuentran miles de colombianos como tu y como yo.

Por ello, es indispensable recuperar la movilización social como escenario que concrete soluciones a los problemas económicos que sufre la población. Vivienda, salud, educación, servicios públicos. Tierra, trabajo y participación política son los reclamos mas sentidas de millones hombres, mujeres, jóvenes, niños, ancianos, gay, indígenas, campesinos… a una dirigencia que se niega a escucharnos. De ahí que sea necesario aumentar los decídeles de esos gritos desesperados que retumban en las calles de ciudades y pueblos en el más completo de los olvidos. No es nada extraño abrir los ojos y observar cinturones de miseria, desplazados, indigentes, niños en los semáforos, pordioseros, en fin a todos los seres humanos que son condenadas a una vida indigna.

Las respuestas del movimiento social, no se han hecho a esperar, marchas y protestas han protagonizado los indígenas, estudiantes, campesinos, trabajadores, vivienditas… luchas que hoy nos permite observar un horizonte de cambio con la participación de todas y todos. La cual requiere de una coordinación social, que nos permita aumentar y potenciar los diferentes esfuerzos que se vienen realizando.

Sólo la unidad de todos los sectores sociales, no dará la alegría de ver nuestros problemas resueltos. No esperemos mas a los que no van a llegar, sólo nosotros podemos protagonizar el cambio.
LA POBREZA Y YO SOMOS HERMANOS

En el mundo contemporáneo, la socio-economía ha construido una serie de conceptos para designar los diferentes niveles de pobreza, por ello, escuchamos a menudo términos como pobreza, pobreza absoluta, indigencia y pauperismo. Para poder salir de esta madeja de términos, miraremos a continuación los diferentes conceptos que se han construido.

En la antigüedad, se hablaba de pobreza de solemnidad, que denotaba a las personas cuya pobreza es notoria (tomado del diccionario Anaya de la lengua), Para Eric J. Hobsbawn, , la pobreza supone no solamente la desigualdad económica (de propiedad, renta, niveles de vida, etc.), sino también la desigualdad social, es decir, una relación de inferioridad, dependencia o explotación. Earl E. Muntz, estima que pobreza es la situación en que el individuo o la familia no pueden allegar lo necesario en alimentos, vestidos y vivienda para una existencia independiente.

El aumento de las condiciones de pobreza “socialmente aceptada” gracias a las reformas económicas de la globalización neoliberal, nos ha llevado a acuñar nuevos términos para designar la pobreza. Como indigencia, miseria y pauperismo.

Indigencia: falta de medios para vivir» (Diccionario Anaya de la Lengua, 365).

La concepción de miseria nos lleva a la significación de mayor penuria, de más notable carencia de satisfactores para una buena vida. La Miseria es la escasez extrema de algo, de alimentos en particular, presente en gran escala en una sociedad determinada. (Donald Everett Wesbster, en Henry-Pratt Fairchild —y otros—,Diccionario de Sociología, 188)

En la última escala, se encuentra el pauperismo, que hace alusión a la pobreza de masas, la cual se da por recesiones económicas y/o guerras, en el pauperismo la pobreza involucra al conjunto de la sociedad.

Como se puede observar a pesar de las diferencias semánticas de cada término y de la confusión política que genera las indivisibles líneas delgadas que separan cada término, todos apuntan a denotar el estado de deficiencia económica, psicológica y social en que se encuentran los sectores sociales que no pueden acceder a una vida digna.

Para nosotros las divisiones anteriormente mencionadas, son simples indicadores socio-económicos que sólo buscan atomizar al movimiento social en la búsqueda conjunta de sus intereses. Por ello, hemos abstraído los cuatros términos, bajo el concepto de pobreza. El cual es definido como la situación de desigualdad, económica, política y social a que son sometidos la mayoría de los individuos de una sociedad, para la satisfacción de la vida de unos pocos.

ESTE PAÍS ES MIO, ESTE PAÍS ES TUYO Y MIO

Como es posible que en un país rico en recursos naturales (tierra, agua, oro, petróleo, carbón…) de seres humanos maravillosos, de una gran diversidad en flora y fauna, tengamos pobres. ¿Por qué?

El Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD, 2006) muestra como 17 millones de colombianos viven en la pobreza, es decir el 44 por ciento de la población es pobre, de los 17 millones de pobres, seis millones de personas en el país viven en condiciones de indigencia. De nada ha servido el crecimiento de la economía, el aumento de las exportaciones o la mayor inversión extranjera. Desde los años sesenta no han prometido año tras año, el fin de la pobreza; hace veinte años se encontró la formula “mágica” en la apertura económica, la privatización de todas NUESTRAS empresas y el libre mercado. ¿Qué paso?, ¿Dónde están los ríos de leche y miel?

La economía va bien y a las personas les va mal. Hambre, pobreza y muerte es el presente que vivimos y el futuro que se avizora. No esperemos más a los que no van a llegar, sólo nosotros podemos protagonizar el cambio.

AL VER A SUS HIJOS EN LA CAMA DE AL LADO, SE CRE LA MENTIRA QUE EL MUNDO HA CAMBIADO

Es indudable que los cambios de la producción en fábrica a las maquilas, nos ha dejado sin trabajo digno y ya ni siquiera nos ofrecen sueldos miserables. La producción de los biocombustibles nos ha dejado sin alimentos. La salud, la educación, el agua y la energía se han convertido en negocios de las multinacionales, negándonos los más elementales derechos. Nos han robado todo.

Bajo este desolador panorama, nuestro grito es a crear e inventar nuevas formas de organización y lucha social. La creatividad nos debe llevar a elaborar nuevas formas de organización. La imaginación deber ser nuestra guía en esta nueva etapa. La alegre rebeldía debe ser la fuerza de nuestro espíritu.

Marchemos desde Popayán a Bogotá con los destechados, los indígenas, los estudiantes, los vendedores ambulantes, los trabajadores, los desplazados, los afrocolombianos… en fin con todas las personas que pensamos y sentimos que esto tiene que cambiar y que sólo nosotros podemos realizar el cambio.

Oceanida dijo...

A veces hasta desaparecen.

Un abrazo.

Invisible Soledad dijo...

Querido Carlos, estaba segura de haber comentado acá hace ya tiempo. Pero parece que las letras nunca fueron realmente escritas...

Ahora no sé qué decir... sólo puedo y debo encontrarte la razón.

Un beso.